CÓMO PODEMOS PROTEGER NUESTRO COCHE DE UN CIBERATAQUE

Proteger el vehículo

La tecnología aplicada a los coches es la entrada perfecta de virus que pueden alterar su funcionamiento, robar datos personales, de ubicación y hasta tomar el control del volante.

La digitalización y la automatización han hecho que sea cada vez más fácil y cómodo conducir nuestros coches. Esto ha traído consigo ciertos riesgos que podrían hasta quitar al dueño el poder de su propio coche. Y es que estos nuevos avances tecnológicos, requieren de un intercambio constante de información entre el vehículo y su entorno, que deja una puerta abierta para que los cibercriminales se cuelen en nuestros coches.

Por este motivo, debemos tomar una serie de precauciones, al igual que con nuestros dispositivos móviles, para protegerlos y disfrutar de todas las comodidades. Los expertos de All4Sec nos dan una serie de pautas que debemos aplicar para proteger nuestros vehículos al máximo:

¿Qué podemos hacer para proteger nuestros vehículos?

  • Mentalizarnos de que el coche es vulnerable

Casi ninguno de los vehículos que se encuentran hoy en circulación está a salvo de un ataque. Para reducir este riesgo es importante entender que hay partes del coche que pueden ser vulneradas y que debemos estar alerta para poder protegerlas.

  • Mantener actualizado el software

La mayor parte de las veces las actualizaciones se crean para tapar brechas de ciberseguridad serias. Por eso, hay que mantener actualizado el software porque solo así estaremos al día de parches y soluciones que sacan periódicamente los fabricantes para protegerlos.

  • Escanear los dispositivos USB antes de conectarlos

Los USB son uno de los dispositivos más peligrosos a la hora de instalar software malicioso en cualquier dispositivo. Es indispensable pasar el antivirus por cualquier dispositivo USB que tengamos planeado conectar a nuestro coche.

  • Apagar el Wifi y el Bluetooth cuando no se utilicen

Estas conexiones son puertas de entrada y salida. Por eso, es importante mantenerlas desactivadas cuando no se estén utilizando. También es importante controlar a quien le damos acceso a tu Wifi.

  • Tener cuidado con qué nos descargamos

Nuestros teléfonos móviles cada vez asumen más funciones que antes cumplían otros dispositivos, como el mando del coche. Por eso es importante vigilar qué programas y aplicaciones nos descargamos, ya que alguna de ellas podría ser un caballo de Troya para conseguir controlar el coche.

  • Vigilar y proteger las llaves del coche

Hoy en día, el problema más común con los vehículos conectados es la llave electrónica. Muchos hackers trabajan para robar su señal. Además, pueden duplicarse fácilmente, por eso es importante guardarlas en un lugar seguro cuando no se están utilizando. Actualmente, existen protectores RFID similares a los se utilizan para proteger pasaportes o tarjetas de crédito, para proteger las llaves electrónicas de los coches.

  • Tener cuidado con lo que conectamos en el OBD2

El OBD2 es un puerto de comunicaciones accesible en el coche que permite diagnosticar, programar o codificar los múltiples dispositivos electrónicos del vehículo. Por eso es muy importante saber dónde está y qué hay conectado a él.  Por ejemplo, algunas compañías de seguro ofrecen este dispositivo para estudiar tus hábitos de conducción y así aplicar bonificaciones.

En nuestra última publicación de «Los coches conectados pueden sufrir un ciberataque» ya os comentamos cómo los hackers pueden vulnerar nuestro vehículos y algunos de los robos más sonados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies